El atentado de Túnez golpea al turismo