El amianto del Metro de Madrid se cobra su primera víctima mortal