La alargascencia, o cómo combatir la caducidad programada de los aparatos