Trabajadores de Volkswagen advirtieron en 2007 que el software era ilegal