Volkswagen, contra las cuerdas tras el escándalo de las emisiones