La UE busca acelerar el pago del fondo de 6.000 millones contra el paro juvenil