La UE y el FMI alaban la aplicación de las reformas exigidas a España a cambio del rescate bancario