Twitter multiplica por cuatro sus 'números rojos' a pesar del aumento de usuarios