El Tesoro sostiene el ritmo y coloca 4.500 millones en bonos