El Tesoro espera colocar hasta 5.500 millones en deuda a largo plazo