El Tesoro coloca 6.000 millones en obligaciones, casi el doble de lo previsto