2012 llega con subidas