Samsung eleva a 4.900 millones el impacto negativo del fiasco del Galaxy Note7