La subida del salario mínimo hace perder poder adquisitivo