Rosa Díez, muy dura con los recortes del Gobierno