Rato cobró 40.000 euros al mes de su testaferro por informes verbales