Reyal Urbis solicita concurso de acreedores con una deuda de unos 3.600 millones