El fondo de rescate transfiere a España el primer tramo de 39.500 millones para la banca nacionalizada