La nacionalización de Repsol, entre amenazas, críticas y reivindicaciones