Repsol YPF y el Gobierno argentino, una relación complicada