Las rebajas de verano arrancan con un gasto medio inferior a 50 euros por persona