Se relaja la presión sobre el mercado de deuda