El Gobierno premia a Casa Real, que sólo reduce su presupuesto en 170.000 euros