Portugal deja la puerta abierta a un segundo rescate si Grecia quiebra