Los dueños de Hugo Boss compran Dr Martens, el símbolo del punk