Krugman: "Ahora quiero salvar el euro"