Unas 300 personas ocupan la sede central del BBVA de Barcelona