Rechazo absoluto a Rehn y Lagarde por querer bajar un 10% los sueldos españoles