Bajar la potencia de luz y cambiar de tarifa evita "sustos" en la segunda residencia