"Ni en Francia ni tampoco en España son las agencias de calificación las que definen las políticas"