Los empresarios vuelve a pedir menos sueldo y un despido más barato