La incertidumbre política no está afectando al clima económico, según el IESE