Luis Pineda, el presidente de Ausbanc, el abogado que fingía defender a los usuarios