Low Cost, la crisis aprieta pero no ahoga tanto