Lagarde asegura que no hay crisis, pero cree que la recuperación es demasiado frágil