Examinar cláusulas abusivas es obligatorio incluso tras la ejecución hipotecaria