Arturo Fernández alega que la black era de libre disposición y con límite de 25.000 euros anuales