Las declaraciones de Rosell: de "insultos" a "deplorables"