La crisis ha dejado más de 3 millones de pobres en España