Fomento asume que el Estado se quedará con las ocho autopistas en quiebra