España, entre los países de la UE donde más descendieron los ingresos fiscales en 2011