Los productos de marca blanca ya no son tan baratos como antes