El Ibex en mínimos de 2009, tras desplomarse casi un 4%