El Ibex 35 se deja un 0,47% en la apertura y se sitúa por debajo de los 8.800 tras el rebote del viernes