La desconfianza de los mercados eleva la prima de riesgo a los 390 puntos básicos