Hacienda potencia la inspección del pequeño fraude porque permite recaudar más rápido