Guindos celebra los datos del FMI, pero ve necesario un Gobierno estable para mantener la inercia positiva