Guerra abierta entre el Gobierno y el sector del motor por el diésel