Grecia prácticamente ha superado los objetivos de las reformas requeridas