La mujer de García no sabía que su empresa tenía 5 millones en Luxemburgo